#ABoyCanToo, proyectos que ayudan a romper con los estereotipos de género

Tenemos la impresión de que en este siglo los estereotipos de género están superados y que damos el mismo trato a chicos y a chicas… Eso es lo que queremos creer. Y seguramente es lo que nos encantaría hacer.

Los adultos de hoy, padres y madres, profesores y profesoras y otros adultos de referencia para la infancia, fuimos educados en un ambiente cargado de estereotipos de género. Las chicas no podían jugar al fútbol (pelotear si, pero nada serio), y los chicos que no se les ocurriera bailar o hacer gimnasia rítmica; las chicas podían echar una lagrimilla, pero los chicos tenían que ser fuertes; las chicas podían jugar con las muñecas, pero no los niños; los chicos vestían como les apetecía, pero las chicas tenían que llevar ropas más cuidadas e ir mejor peinadas… y así un largo etcétera.

Dependiendo de cada familia, estas diferencias entre chicos y chicas, eran más o menos acentuadas. Aún recuerdo madres de amigas mías de la adolescencia a quienes les parecía algo de chicas “poco decentes” (por poner una palabra políticamente correcta), llevar un tanga en vez de unas bragas (de las de entonces, de algodón y bien altas), o llevar un escote a media altura (que aquello no era escote ni era nada)…

Los padres y las madres de hoy queremos superar todos esos momentos y la mayoría afirmamos que educamos en igualdad. Pero vamos a pensarlo detenidamente intentando observar los pequeños detalles…

– Si tu hijo pide para Reyes una muñeca o tu hija un coche teledirigido, te encuentras convenciéndole para que haga otra elección?

– Si tu hijo quiere disfrazarse de princesa de Frozen o de bailarina o tu hija de Batman o de Tortuga Ninja, qué tal lo llevarías?

– Si tu hija quiere ropa de Spiderman, le dejarías que llevara calzoncillos de Spiderman porque no hay forma de encontrar braguitas de ciertos personajes? O al revés, si tu hijo quiere ropa de Frozen, por ejemplo, le dejarías que llevara braguitas porque encontrar calzoncillos de Frozen es misión imposible?

– Crees que aceptamos igual que ciertas cosas las haga un niño o una niña?

El otro día leía un artículo de El Mundo de esos que te hacen pensar. Se titulaba Por qué no hay más niños que quieran ser como Billy Elliot? Entre otras cosas, habla del estudio La Educación sin Género elaborado por Imaginarium. Uno de los datos extraídos de este estudio es el siguiente: “8 de cada 10 padres admite que compra un objeto, prenda o juguete del “género opuesto” a su hijo o hija si le gusta, pero el 42% teme sea objeto de burlas si lo llevara al colegio”.

Un resultado interesante que nos habla de que parece que existen menos estereotipos en la educación de los padres, pero que sin embargo no los llevamos al día a día de nuestros hijos. Y ese miedo puede hacer que nuestros hijos en su colegio y en la sociedad sigan reproduciendo estereotipos de género. Y quizá nosotros estemos convencidos de que lo estamos haciendo diferente, pero no somos lo suficientemente valientes de decirle al mundo que ¿por qué no? Ni somos lo suficientemente valientes de educar a nuestros hijos para decir ese ¿por qué no?. 

Hay muchas campañas intentando hacer visibles esos estereotipos de género. Una de estas campañas que me ha parecido brillante se llama #ABoyCanToo. Kirsten McGoey, fotógrafa y mamá de 3 chicos de 5, 8 y 11 años, defiende que todo lo que puede hacer una niña, también lo puede hacer un niño. ¿Por qué no? Y para hacerlo aún más visible ha creado una campaña con el hastag #ABoyCanToo y unas estupendas fotografías de sus hijos reproduciendo algunas cosas consideradas “de niñas”: llevar vestidos, portear a un bebé, cocinar,…

 

Otra de estas campañas nos muestra, al estilo de Buscando a Wally, la dificultad de encontrar a mujeres desempeñando determinados trabajos. Esta campaña, creada por DDB Dubai para ONU Mujeres de Egipto, lanza este gran mensaje: “Encontrar una mujer en ciencia/política/tecnología no debería ser tan difícil. Trabajemos juntos por una representación equitativa en el lugar de trabajo”. En este enlace puedes encontrar el artículo que publican a este respecto en La Criatura Creativa.

Aunque sentimos que en España las cosas son diferentes, piensa en cuántas mujeres existen en comparación con el número de hombres desempeñando funciones directivas, por ejemplo.

 

Seguimos recorriendo el camino.

¿Lograremos acabar con los estereotipos de género?

 

4 comentarios
  1. Dácil Isabel Muñoz Porta Dice:

    Geniales las campañas que nos muestras. Ponemos y nos ponemos límites que en realidad no existen sólo por presión social. Nosotros podemos y si no podemos, aprendemos para intentarlo de otra manera más eficaz. Rendirse es el peor de los errores

    Responder
    • Maribel
      Maribel Dice:

      Me alegro que te guste Dácil. Me llamó mucho la atención como nos seguimos dejando llevar por la sociedad. En realidad es algo que veo todos los días y puede hacer tanto daño a la educación…

      Responder
    • Maribel
      Maribel Dice:

      Gracias Julia. Me encantó. Mi bebé es un chico. Y estoy dándole vueltas a cosas que creo no me planteé con su hermana. Y eso que aún es chiquitín

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *